9. INDUSTRIA, INOVACIÓN E INFRAESTRUCTURA

9. INDUSTRY, INNOVATION AND INFRASTRUCTURE

Inversiones en infraestructura – transporte, irrigación, energía, y tecnología de información y comunicación – son cruciales para alcanzar un desarrollo sostenible.

Históricamente, Bolivia ha tenido tases de inversión muy bajas (alrededor de 15% del PIB), pero durante los últimos 10 años, la Formación Bruta de Capital Fijo (inversión en carreteras, etc.) ha crecido significativamente (un incremento de 150% en términos reales durante el periodo 2006-2016, comparado con un incremento de 21% durante el periodo previo de 10 años), principalmente debido a un incremento significativo en la inversión pública. La Formación Bruta de Capital Fijo acumulado en 2016 llegó a más de USD 7 billones.

Sin embargo, no existe un sistema para evaluar la calidad y los retornos sociales de estas grandes inversiones. La mayor parte de la inversión pública se dirige a la construcción de carreteras, pero la mayoría de los proyectos de construcción de carreteras durante la última década han sufrido de problemas severos; ningún proyecto finalizó dentro del plazo y del presupuesto, y muchos de ellos han experimentado resolución de contratos debido a problemas insuperables. Algunos de los proyectos finalizados presentan deterioros severos y peligrosos después de tan sólo un año después de su finalización1.

De acuerdo al Índice de ODS 2017, este es el ODS en el cual Bolivia tiene el peor rendimiento2.

Mientras que la inversión en infraestructura es crucial, es todavía más crucial que la inversión sea dirigida hacia proyectos con retornos sociales altos. Incluso pequeñas mejoras en la calidad promedio de las inversiones, podrían implicar cientos de millones de dólares en beneficios para Bolivia.